Mientras el país atraviesa un momento álgido por las protestas de campesinos indígenas con motivo de la reivindicación de tierras, el país contará con 500 mil nuevas hectáreas sembradas, cifra sin antecedentes en los últimos 20 años, según el Gobierno Nacional.
El Ministro de Agricultura de Colombia, Aurelio Iragorri, indicó que no obstante al Fenómeno de El Niño y sus afectaciones ambientales, se logró inscribir un millón 700 mil hectáreas en el programa Colombia Siembra, que incentiva la seguridad alimentaria y fomenta las exportaciones agrícolas.
Aunque estos beneficios nacionales están orientados a una estrategia generalizada, por estos días las comunidades indígenas intensifican un reclamo que no se aleja mucho del tema, pues aseguran, obedece a la deuda de 25 mil hectáreas de tierra que el Gobierno se comprometió a entregarles desde 1991, en zonas que consideran sagradas y para su sustento.
Mientras tanto, el Ministro Iragorri sostiene que la nación le apuesta al desarrollo rural de los pueblos indígenas, por ejemplo, con proyectos como el que se adelanta en el Resguardo Gran Jardín de la Sierra, en el Putumayo, donde etnias Pastos, Quillasingas, Pijaos, Awá y Kofán, así como afrodescendientes, mestizos y mulatos, reciben acompañamiento para la siembra de pastos.
El tema continúa mientras en diferentes zonas del país los grupos étnicos exigen acuerdos que garanticen su soberanía en miles de hectáreas, que aseguran, no se les ha reconocido pese a compromisos adquiridos en años anteriores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anti SPAM *